+34 960 462 111
Seleccionar página

Desde el inicio de la pandemia por el COVID-19 a principios del mes de marzo de 2020, y el posterior periodo de confinamiento  que se prolongó hasta mediados del mes de mayo,  han surgido multitud de dudas en los distintos sectores, entre otros, financiero, turístico, educativo, empresarial, sanitario, administraciones públicas, etc., sobre cómo afrontar la pandemia y sus posibles consecuencias  a medio y largo plazo. Lo cierto es que se divisa una crisis en ciernes de consecuencias económica y sanitaria difíciles de prever.

Lo que sí es previsible en los años venideros, y parece que exista una corriente unánime de pensamiento en todos los ámbitos, es que no volverá producirse la vuelta a la normalidad que conocimos antes de la pandemia. Se habla de una “Nueva Normalidad”, ¿pero cómo va a ser esa nueva normalidad?

Según distintos expertos sanitarios, vamos a tener que convivir con el Covid-19 hasta que exista una vacuna de reconocida fiabilidad, cuya aparición no  parece que vaya a ser temprana,  aunque se hablan de laboratorios con vacunas disponibles a finales de 2020. ¿Pero que fiabilidad podrán tener una vacuna cuando el proceso normal de desarrollo  hasta su lanzamiento requiere de entre dos y cuatro años?

La previsión a corto-medio plazo es que vamos a tener que convivir con el COVID-19  en la “Nueva Normalidad”, y en la medida de lo posible intentar que se acerque o sea lo más próxima a la normalidad que conocimos antes de la pandemia.

Los distintos sectores empresariales tendrán que adaptar desde el punto de vista sanitario su proceso productivo al COVID-19, pero no es menos cierto que  alguno de ellos reconvertirá total o parcialmente su modelo de negocio a la “Nueva normalidad”.

Nos tendremos que acostumbrar al distanciamiento personal, higiene, uso de mascarillas, agrupación social  limitada, confinamientos selectivos, cuarentena, pruebas PCR, etc. Y parece que tendremos que convivir con ello hasta que se pueda llegar a la inmunidad de grupo y exista vacuna fiable, aunque muchos expertos ponen en duda la inmunidad, dado que la ciencia conoce muy poco sobre el comportamiento del COVID-19.

En toda esa “Nueva Normalidad”, y en los procesos de reconversión del tejido empresarial, el teletrabajo está siendo y será fundamental, en el control del contagio de la pandemia, ya que permite minimizar al máximo el contacto entre personas y conseguir que cualquier posible portador del COVID-19 no ponga en riesgo, o en todo caso minimizar el mismo, los procesos productivos empresariales.

Que va a aporta CConnect CConnect en esta “Nueva Normalidad”?

Cconnect es algo más que una herramienta  de teletrabajo, es una herramienta de gestión integral de la videoperitación,  que sin duda va a contribuir a que a que esa nueva normalidad sea efectiva y productiva en el sector financiero-asegurador, y en concreto en el sector técnico-profesional pericial.

CConnect va a permitir videoperitaciones sin que exista riesgo de contacto  entre técnico y cliente, lo cual contribuirá  a eliminar por completo el contacto social en el proceso pericial, fin primordial para la lucha contra la pandemia.

Todo el proceso se realizará sin presencia física adaptando el mismo a las necesidades del cliente, lo cual a parte de la rapidez y calidad en el servicio, va a generar RIESGO CERO de transmisión de COVID-19  entre personas implicadas en el proceso Asegurado-Perito.

Cconnect plataforma de videoperitación,  es la herramienta de teletrabajo pericial que ofrece RIESGO CERO en la transmisión del COVID-19, con lo cual vamos a contribuir a que “la Nueva Normalidad”  se transforme en el menor periodo de tiempo a la “Vuelta a la Normalidad”.